Además de estar comprometidos con los principios deontológicos fundamentales de la abogacía (como son la independencia, la libertad de defensa, la confianza, la integridad y el secreto profesional), Carmen Varela, Abogados de Familia se identifica con una cultura corporativa, que inspira la relación del Despacho con el cliente y la de la Firma con sus miembros.

Esta especialización nos permite organizar programas de formación para abogados en nuestro Centro de Estudios, así como impartir conferencias y docencia en prestigiosas instituciones y ser autores de numerosas publicaciones científicas.

Esta cultura empresarial se basa en los siguientes valores irrenunciables:

La calidad técnica de nuestros servicios profesionales no la alcanzamos solamente con un conocimiento riguroso y actualizado de la cambiante realidad jurídica nacional e internacional, sino, además, facilitando al cliente soluciones innovadoras adaptadas a sus necesidades.

Consideramos la relación personal del cliente con los miembros del Despacho igual de importante que la calidad técnica del servicio que ofrecemos. Nos importa la valoración del cliente y rendimos cuentas de nuestro trabajo. Por ello, estamos firmemente comprometidos con nuestro cliente y su situación personal y nos esforzamos por forjar una relación de confianza y conocimiento mutuos. Apostamos por una comunicación continua (presencial, telefónica y electrónica) en la gestión de cada caso que permita al cliente estar siempre informado. La honestidad vertebra nuestra relación con el cliente, pues ofrecemos un asesoramiento completo y adaptado a las cambiantes circunstancias de la realidad familiar que, en cada momento, le permita adoptar la decisión más adecuada.

Creemos que la pluralidad de nuestro equipo aporta valor añadido a nuestros servicios profesionales. Por ello, la dirección del caso siempre corresponde a un socio del Despacho, que se implica directamente en el mismo y, además, coordina al resto de profesionales del equipo (otros socios u abogados de la Firma o, en caso de ser necesario, de otros despachos de nuestra red internacional) que intervienen en el expediente.

Somos un despacho dedicado exclusivamente al Derecho de Familia. Nuestro expertise, cosechado tras más de 26 años de ejercicio profesional, y la constante actualización de nuestros conocimientos nos permiten conocer los pormenores teóricos y prácticos de nuestra especialidad. La experiencia diaria en los juzgados y tribunales de familia nos permite dominar el terreno en el que defendemos, cuando no ha sido posible la consecución de un acuerdo, los intereses de nuestros clientes y adelantarnos a las dificultades de la práctica juidicial.